3, 2, 1...

Esta semana repasaba en mis redes sociales los equipos profesionales por los que he pasado desde que en enero de 2014 tuviera la oportunidad, soñada desde que dejé de jugar al fútbol y me propuse ser entrenador, de trabajar en un banquillo de élite. Quedan “colgadas” para el recuerdo instantáneas de cada ciudad, de cada club por el que pasara después de aquellos años de césped artificial, barro y hierba en Toledo, Talavera, Ciempozuelos, San Fernando, Alcobendas, Alcalá de Henares o Daganzo de Arriba. Tras experiencias tan exitosas para mí a nivel personal y con tanta relevancia mediática, quedan muy atrás, al menos para la memoria a corto plazo, aquellas aventuras de principiante utópico con un ansia voraz por escalar categorías. Sin embargo, solo con rascar un poco salen a la luz los recuerdos de aquellas primeras tardes en Daganzo, con los prebenjamines, cuando después de clase entrenaba un par de horas a los niños antes de marchar a mi sesión, ya como jugador, con el Deportivo Guadalajara en el grupo de Castilla La Mancha de Tercera División.


Quedan unas horas para encarar lo que, para mí, sería una cuarta vida en la historia de este gato (espero que me queden más de siete o que las próximas sean más largas aún). El fútbol base quemó su etapa (quién sabe si la única en mi carrera) para dar paso al fútbol de mayores; un fútbol en el que, año tras año, ascender era el motor de cada temporada en aras de ir trepando en el escalafón nacional para alcanzar la cima. Fueron muchos años, nueve en concreto, los que hubo que esperar para dejar atrás el semiprofesionalismo y afrontar el tan deseado desempeño en el fútbol de élite; una tercera etapa de más de seis años marcada por unos inicios difíciles y un posterior periodo de estabilidad (entiéndeme, con la volatilidad del loco mundo del fútbol...), pues hasta entonces trabajaba en dos o tres empleos al mismo tiempo, las cuentas no salían y la incertidumbre propia de este deporte nublaba, a veces, la capacidad para la ya de por sí más que complicada toma de decisiones.


Tres, dos, uno y, en breve, estaré encarando la cuarta temporada de esta serie, David entrenador, estrenada hace tiempo pero con nuevos capítulos que harán las delicias del espectador que soy; por si también puede hacer las delicias del espectador que eres tú, lector, compañero, tendrás información puntual de mis movimientos y los de mis compañeros durante esta temporada 2020-2021, aunque aún queda por terminar la 2019-2020 y lo mismo antes de empezar ya podemos disfrutar de alguna victoria puntual o de campeonato. ¿Por qué no? Una de las ilusiones de esta campaña es la de ganar un título. Este año es posible. Pero vamos por partes. Vídeos, artículos y noticias de entrenamientos, de la Viva League kuwaití, de la AFC (copa de Asia) o de las copas (Amir o Crown Prince) que disputaremos serán habituales en las redes y podremos compartir ideas y percepciones de una cultura y un fútbol diferente. Que empiece el espectáculo.


Que tengas una feliz semana.


Mucha Vida. Mucho Amor. Mucho Fútbol

0 vistas
  • Twitter
  • Instagram
  • Negro del icono de YouTube
  • Facebook
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now