Deberes para el verano

De vuelta en España, después de la experiencia panameña, coincide mi estancia en casa con las vacaciones de verano futbolísticas que acostumbramos a vivir en Europa. Mientras en el resto del mundo se continúa disputando la competición nacional y la continental o, a lo sumo, se para durante unas pocas semanas para reanudar un segundo torneo local, en Europa estamos tanto a los vaivenes del mercado como a los de los barcos donde los futbolistas posan para inmortalizar sus vacaciones. Tiempo de asueto para los protagonistas pero de ajetreo para el entorno en pos de planificar lo que será una nueva temporada de ilusiones y retos. Para el entrenador, pese a su merecido descanso, y trabaje o esté en el paro por el momento, el tiempo de ocio se compagina con el de una planificación, cómo no, futbolística…

Para todos los que vayan a dirigir a un equipo en los próximos meses y de cara a la organización de su trabajo, en las próximas semanas desarrollaré un ciclo de entradas acerca de La Planificación Futbolística con la idea de dar tips muy concretos que sean de utilidad para poner en marcha “la maquinaria”. Todo lo aprendido en esta temporada, ya sea de la experiencia propia o de la observación de los demás, supone un estímulo en estos días para ponerme al día. Supongo que a ti te pasa lo mismo, ¿o no? Si tengo equipo, para que los resultados que obtuve con lo realizado en el pasado se repitan o cambien; si no tengo equipo, con la idea de ir creando ese marco de referencia en el que moverme cuando me toque saltar al césped, Con ese batiburrillo de ideas inconexas (a priori), apuntadas a veces en un papel de la libreta de entrenos, a veces en las notas del teléfono, o sacadas de ese libro que me prestó Fulano o del entrenamiento que vi de Mengano, nuestro marco va completando los huecos generados a lo largo de este año pasado con lo que nos ha gustado menos a la vez que mantiene eso que nos ha funcionado, lo que nos ha resultado más exitoso, ya sea en forma de puntos o percepción subjetiva, aun a sabiendas de que en un contexto diferente puede que no funcione. Yo no puedo parar. Al que para le salen telarañas. Si quiero seguir creciendo, el día a día es vital. Nunca el tiempo es perdido, excepto si derrochamos el mismo con la displicencia del que cree que ya habrá tiempo para empezar mañana. En este oficio la competencia es altísima y si no te propones ser mejor que ayer, la desventaja de empatarte a ti mismo puede sacarte de la carrera. Aprovecharé este periodo entre temporadas para compartir contigo lo que ronda mi cabeza, a día de hoy, con el marco de La Planificación Futbolística de referencia, acerca de cómo preparar una pretemporada. Utiliza este periodo transitorio para aprender junto a mí. Tenemos muchas cosas que enseñarnos. Corto, conciso, directo y eminentemente práctico, basado en la experiencia como entrenador en un torneo internacional Sub-21 con selecciones del máximo nivel, como asistente en el camino al Mundial de Qatar, y como técnico igualmente en el fútbol de élite europeo, abriremos una serie de post semanales con ideas clave y preguntas abiertas. ¿Te apuntas? Te espero.

Que pases una feliz semana. Mucha Vida. Mucho Amor. Mucho Fútbol

76 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo