Gracias


De bien nacidos, el agradecimiento perdería su sentido real si solo fuera para mostrar a los demás nuestro buenismo; perdería la humildad que le da valor humano. Dar las gracias (ser agradecidos) tiene su raíz en la propia vida. En la existencia misma. Todos aquellos que formamos parte de ella albergamos, pese a que no lo sintamos, pese a que no lo expresemos (ni a otros ni a nosotros mismos), el agradecimiento en nuestro ser más profundo. Por el mero hecho de existir; por este presente continuo del que tanto hablo, ante el que sorprenderse a cada minuto. Esta vida, en definitiva, que nos permite ser.


Hoy quiero que me permitas romper la humildad del agradecimiento mudo, aquel que se confina adrede en el silencio, que no busca confirmación, para que ese sentimiento que me produce la alegría de compartir sea público tanto para los que habéis pasado cada tarde por mi casa para echar un ratito de charla como para los que lo habéis hecho, en directo o a posteriori, para escucharnos disertar sobre esto o aquello con respecto a lo que a todos nos une y, a la vez, da sentido a este blog.


Gracias a Miguel, a Ángel, A Ori, a Marcos, a Sergio, a Iván, a Javi, a Fran y a Mere; gracias por exponeros, por compartir, por poneros al servicio de la gente para darle luz experiencial a lo que habéis vivido hasta ahora en el fútbol, vuestra verdad. Ni más ni menos. Lo máximo que una persona puede entregar a otra. Gracias a los que estáis cada tarde desde cinco minutos antes de las 17:00 h. para escucharnos y preguntarnos. Gracias a los que nos seguís y nos dais soporte con vuestra participación para que seguir desarrollando estos encuentros tenga sentido. Gracias a la Real Federación de Fútbol de Madrid y a la figura de Aitor por considerar el valor de este formato para la gente de fútbol en general y para sus afiliados en particular. Y gracias a los que están por venir, que son muchos.


Hemos conseguido formar una bonita comunidad que se retroalimenta a través del único vínculo que esta situación social única que estamos viviendo nos permite, el vínculo tecnológico, la red mundial que tejió internet y que consolida los social media. Poder tener acceso a profesionales de tanto nivel de manera sencilla y con naturalidad se considera un privilegio, pero siento que es algo que debería ser natural y que podemos cambiar entre todos. La comunicación global nos permite tener acceso a todo (sí, a todo) el conocimiento existente y guardarse algo para uno mismo no está de moda. Es anacrónico. Huele rancio. La competencia entre iguales no está ahí; por el contrario, que todos dispongamos de toda la información y el conocimiento del resto hará que todo evolucione mucho más rápido. Que la que hoy es una nueva técnica en Australia se permita ser mejorada a las pocas horas por un africano después de verlo en una tutorial de Youtube; que los protocolos, en este caso, de técnicos de la liga española, ilustren en tiempo real a un nicaragüense que se está preparando para dirigir a un equipo local. Ese intercambio de ideas hace que nadie quede rezagado en aspectos específicos, técnicos de una actividad cualquiera, en estrategias, en tecnología… y eso no es perjuicio para nadie. Tranquilizo a los celosos. La sabiduría es individual y en base a las experiencias propias. Podéis dejar de preocuparos: nadie podrá robar la vuestra.


Los encuentros que cada dos días tienen lugar en #FútbolDesdeCasa nacen de la idea de que dos amigos, ambos técnicos de fútbol, queden para charlar y poder aprender el uno del otro. Elevar a público este encuentro informal donde cada uno de los amigos se pone a disposición del otro para sacar lo mejor de él permite que miles de personas sean partícipes de una conversación que, de otra manera, quedaría para el beneficio solamente de dos. ¿Por qué limitarlo? A nivel exponencial, las reflexiones de los dos primeros provocan en tantos como escuchan otras tantas reflexiones que, devueltas en forma de pregunta, pueden resultar en una apasionante conversación de la que solo pueden salir infinitos conceptos, infinitos cuestionamientos, infinitas dudas.


Que no tenemos mucha idea de casi nada, que estamos para servir a los jugadores, que las diferentes culturas te aportan mayor crecimiento que las ideas inmóviles, que por nuestra posición profesional tenemos una responsabilidad con el resto de seres humanos, que el jugador es el responsable del juego, que los balones y ser feliz es lo único imprescindible, que estamos pensados para pensar, que necesitamos a los demás para ser mejores, o que lo importante es crecer desde la humildad y la confianza en uno mismos son los tips que recojo (y que interpreto) de todos estos amigos que a lo largo de estas dos últimas semanas han pasado por el salón de mi casa. Tips que reflejan la vida a través del fútbol y que deseo que te ayuden a ser la mejor versión de ti mismo.


Dar las gracias es necesario cada día. No por lo recibido, sino por lo que aún está por llegar; dar las gracias es sinónimo de humanidad, de entender nuestra participación en un teatrillo donde somos parte del decorado, y en el que el propio decorado es el verdadero protagonista; dar las gracias nos permite reencontrarnos con nosotros mismos y permitir que sea lo que tenga que ser. Y si tiene que ser, seguiremos encontrándote si tienes a bien compartir, cada tarde que encendamos la cámara, un ratito de charla sobre lo que te apetezca plantear. Si quieres pasar, puedes unirte a la conversación.


Que pases una feliz semana.


Mucha vida. Mucho Amor. Mucho fútbol

0 vistas
  • Twitter
  • Instagram
  • Negro del icono de YouTube
  • Facebook
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now