Ideas sobre el macrociclo

Como te dije en el post anterior, doy comienzo a una serie de entradas para ayudarte en la preparación de la pretemporada. Espero que te sea de utilidad. Aprenderemos juntos. En esta primera entrega desarrollaré unas ideas básicas sobre la planificación con el punto de mira enfocado en el macrociclo.


Empezar con el macrociclo tiene su explicación en que es la estructura temporal mayor de la planificación. Es decir, la que recoge todo. Desde el punto de vista del club o del equipo al que vayamos, la planificación debe atender a todos los factores de rendimiento: institución, contexto social, recursos humanos, medios materiales e instalaciones, competición, etc.; a nivel técnico, tú, como entrenador, deberás tener todo esto en cuenta. Sin embargo, tu trabajo se ciñe al entrenamiento, y el enfoque que voy a darle es ese. Siempre teniendo en cuenta que el resto de factores afecta a nuestro desempeño y es, a su vez, afectado por él.


Fijar objetivos claros. El macrociclo tiene su duración desde el inicio del nuevo curso o temporada hasta el final de la misma. Está compuesto por tres periodos, el preparatorio, el competitivo y el transitorio. Cada uno de los periodos tendrá un objetivo diferente: el primero, llegar al inicio de la competición en las mejores condiciones de rendimiento; el segundo, competir cada jornada para lograr el propio objetivo del club o institución; el tercero, transitar desde el final de una competición a la siguiente con continuidad en el proceso. Si hablamos de la pretemporada, este periodo preparatorio debe afrontarse con las ideas claras. Con ellas cierro los tips de hoy.

Centrarse en los factores clave. Con mi experiencia en la élite y después de trabajar más de veinte años en el fútbol, puedo decirte que lo que te voy a contar a continuación puedes aplicarlo a cualquier nivel (con matices. Para esos matices abro la opción de que me hagas llegar tus preguntas…): el periodo preparatorio debe ser corto. Cuatro semanas son más que suficientes para preparar a un equipo para competir; la base del entrenamiento diario debe ser el juego, los sistemas a utilizar, la organización con y sin balón, el balón parado. Entrenar como si no hubieran dejado de jugar al fútbol en vacaciones y que el complemento condicional se desarrolle paralelamente fuera del terreno de juego; generar cuatro o cinco microciclos en esas cuatro semanas con partidos como colofón donde podamos evaluar lo que estamos desarrollando; por último, que el reparto de minutos con la plantilla completa sea proporcional y progresivo para que todo el grupo llegue en condiciones de dar el máximo rendimiento el primer día de competición.

Que tengas una feliz semana.


Mucha Vida. Mucho Amor. Mucho Fútbol

57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo